Sobre Nosotros

Bloquera el Progreso inició la fabricación de bloques de concreto en el año 1970, en ese momento contaba con máquinas manuales donde cada operador producía 1500 bloques diariamente, además, estaba constituida por un máximo de cinco trabajadores. Debido a la gran demanda del producto, en el año 1978, se vieron en la necesidad de adquirir e instalar la primera máquina semiautomática – hidráulica marca Columbia Machines modelo 10, de fabricación norteamericana, capaz de producir hasta 35 mil bloques vibro - compactados de alta calidad y resistencia, basados en los fundamentos científicos de la Sociedad Americana de Pruebas de Materiales (ASTM), con lo cual aumentaron grandemente la producción. Esta máquina se compró con el dinero que el padre de los socios presto a la empresa, además con un sistema de financiamiento que les facilitó el Banco de Costa Rica ( BCR); entidad financiera, con la que Bloquera el Progreso mantiene una excelente relación desde entonces. En ese momento los procesos administrativos se realizaban manualmente y se contaba con una nómina no mayor a los veinticinco empleados.
Bloquera el Progreso tenía definido como plan a larga plazo la diversificación de sus productos para satisfacer las necesidades cada vez mayores que demanda el mercado, pero su crecimiento fue tan acelerado que en el año 2004 se pone en funcionamiento la planta de tubos de concreto, en donde se fabrican tubos y cunetas de una gran variedad de tamaños, bajo los más estrictos estándares de calidad. En su punto máximo las máquinas han llegado a producir hasta 600 unidades diarias. Dicha inserción al mercado de la tubería fue bien vista por los distribuidores que en poco tiempo colocaron el producto en diversos puntos del país, extendiendo así el nombre de EL PROGRESO por zonas como Guanacaste o la Zona Sur del país. La aceptación fue tal que en poco tiempo la calidad de la tubería fue marcando diferencia y su posicionamiento en el mercado nos hace una empresa más sólida.
Con el pasar del tiempo la visión vanguardista de la gerencia empezó a buscar una nueva forma de satisfacer las necesidades del mercado nacional y fue así como a mediados del año 2010 se iniciaron conversaciones para entrar en el mercado de prefabricados. La idea se fue madurando y ya para inicios del 2011 se terminaba de construir la planta de productos prefabricados, la cual nació con la convicción de crear tapias y casas con la calidad que nos ha identificado desde el inicio.
Es así como una empresa netamente costarricense y familiar se ha hecho un campo en el sector construcción del país y hoy compite en diversas áreas para satisfacer las necesidades, ayudando a construir sueños.

Nuestra Misión

“Nuestra misión es consolidarnos como su principal proveedor y distribuidor de productos de concreto, brindándole servicios de excelencia con total seguridad”.
Para lograr esta meta la Bloquera el Progreso está organizada por departamentos debidamente clasificados, en los que se ha colocado el personal idóneo para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.
Estamos conscientes de que un elemento esencial dentro de cualquier organización es la seguridad, por lo que nuestra empresa cuenta con políticas administrativas a través, de las cuales garantizamos nuestros productos a los clientes; fabricándolos con materiales de la más alta calidad y estándares de resistencia aprobados por la Universidad de Costa Rica; brindándole confiabilidad a la hora de adquirir nuestros productos.
Continuaremos ampliando nuestra cobertura geográfica en el país, expandiendo e innovando nuestra cartera de productos; con el fin de continuar siendo su mano derecha en futuros proyectos de construcción.

Excelencia

Calidad

Confianza

Seguridad

Nuestra Visión

“Consolidarnos como la empresa líder en la fabricación de productos de concreto, con lo último de la tecnología, para responderle al cliente con óptima calidad, orientados a proveer confiabilidad y excelente atención”.
Ser una empresa que actúa bajo un marco legal; con un esquema de gestión acorde con las demandas del mercado; que valora el esfuerzo individual pero fomenta el trabajo en equipo, integrada por un recurso humano leal, que sienta la empresa como propia, con talento, altos niveles de autocontrol, regido por políticas, responsable, partícipe y solidario.
Donde los empleados, clientes y distribuidores sean los principales componentes de nuestra empresa; orgullosos de decir: “esta es mi empresa de confianza”.